BARRIO SESAMO

El otro dia haciendo limpieza, encontre cds de hace 10 años cargados de material bajado con linea de 56K, que recuerdos madre... Bueno me di de morros con este texto...


Espineeteee! ¡Espineeteee! Era Don Pimpón quien aporreaba la puerta de la caseta verde de Espinete. El pobre monicreque de color rosado estaba todavía recuperándose de la terrible moña que había sufrido el día anterior en la fiesta de Chema, el panadero yonqui. En una cama encharcada por sus propios vómitos, Espinete tenía sus púas de esparto asquerosamente babadas. Trozos de plátano, restos de mortadela con aceitunas y un fuerte olor a whisky barato cerraban la jugada.

Dubitativo y errante, el pobre Espinete abrió la puerta a Don Pimpón, quien estaba toqueteando a Ruth, una de las niñas que esnifaba coca en mitad de la plaza. La niña no se dejaba hacer mucho más. - ¿Qué cojones quieres, Pimpón? -dijo Espinete, encendiendo un Celtas sin filtro. Don Pimpón soltó a Ruth, que se fue a hablar con la gallina Caponata, a ver si le ponía un huevo de cocaína. - Pues nada, Espinete -dijo Don Pimpón rascándose los cojones-, venía por aquí a ver si me dejas mil duros, que he quedado a debérselos a la madre de Ruth por el... trabajito que me hizo ayer. - Joder Pimponeti, eres la hostia tío, ¿no te llego yo aunque tenga que hacer de pasivo? - Nooo, Espineeeteee, nooo, dame cinco papeles ya, hostia, que si no, el chulo me va a matar, joder. (1) - Vete a la mierda, yo estoy mareado y me voy a potar a la puta chabola esta de los cojones, que en el ayuntamiento son unos hijos de la gran puta y no me quieren dar una vivienda social, íjoder, que me aso en esta puta mierda de barracón!

Don Pimpón desapareció cuando Espinete entró de nuevo en su choza. Las arcadas fueron audibles desde fuera de la plaza, y la pota visible porque salía por debajo de la puerta. Unos niños saltaban a la comba, mientras las niñas entraban en el supermercado a comprar botellas de ginebra con las pagas que les habían dado sus mamás. La cajera, en un principio, no les quiso atender, pero cuando le pusieron la pipa encima del escáner de la caja no tuvo más remedio que regalárselas.

Don Julián se sonaba las narices con su pegajosa boina, y es que tenía razón el médico: tantos porros de avecrem son malos para la nariz. Aún así este hombre, tal vez por influencia de los comics de "Martínez el facha", decidió advertir a los niños que no era bueno beber ginebra a pelo. - Niños... niños... niñoooos! Nada, los niños no le hacían ni puto caso. Al final, después de partirle la cara de una hostia a un niño que jugaba con una pelota todos los demás atendieron. - Joder, menos mal... ¿no veis que la ginebra sola es mala para el hígado? ¿No os han dicho vuestros padres que hay que mezclarla con algo, como la tónica? - ¿De verdad, don Julián? -dijo un niño después de pegar un fuerte sorbo a la botella de Gordons. - Sí, y tengo unos burman-flash caducados y descongelados que pueden estar cojonudos con la ginebra, a ver si nos podemos montar un botellof de "gin flash". Todos los niños gritaron "íBien!" y "Viva don Julián".
Ana pasó por allí subida en su puta bicicleta sin sillín, pero Don Pimpón, que está siempre al acecho, le pegó un adoquinazo en la cabeza y la dejó K.O. el tiempo suficiente para consumar la violación, arrancándole a tiras el horroroso chándal que llevaba.

Roberto, el hermano gitano de Ruth se llevó la bicicleta mientras Don Pimpón se clavaba a Ana. Pero apareció el sargento Romerales por allí. Los niños escondieron las botellas de ginebra y apareció don Julián cargado de Burman Flashes. Romerales le dijo: - ¡Hostia, don Julián! Dame un burmanflás de esos, joder, que se nos jodió el aire acondicionado del coche patrulla y me aso, que ya llamó la pelma de la Cano medio histérica diciendo que un yonqui estaba asaltando su puta farmacia y que ya había matado al plastazo del hijo mediano, el Guille de los cojones. Don Julián le dio dos burman. Los niños que aún no habían caído al suelo cogieron con entusiasmo los flashes y los mezclaron con la ginebra.

Una niña de unos siete años empezó a vomitar en los pies de don Julián, y éste reaccionó dándole una terrible patada a la niña, tan terrible que además de levantarla metro y medio del suelo le desfiguró el rostro, pero no dejó de vomitar boca arriba por ello, ahogándose en su propia pota. Cuando don Pimpón se aburrió de Ana fue a por el cadáver de la niña y decidió tener alguna práctica necrófila y pederasta a la vez. Era de las pocas cosas que no había probado todavía.
Espinete seguía potando en el cuarto de baño, pero al terminar resbaló con sus meos de la semana anterior y se pegó la gran hostia contra el bidé, que partió en cuatro y le provocó grandes brechas en la frente. Además, se clavó la cañería en un ojo y dejó allí la mitad de sus púas.

El piso de Epi y Blas era un asqueroso chamizo de quince metros cuadrados en el que había dos camas, una estantería, un lavabo, una mesa camilla con un brasero que estaba empezando a quemar las faldillas de la mesa, una ducha sin mampara que goteaba arrítmicamente, un retrete con inodoro incrustado en la pared y una cocina que siempre olía a butano.

Habían llamado al fontanero una semana atrás, pero no había venido y el inodoro desbordaba excrementos por todas partes, con lo que el olor del chamizo era aún más apestoso, entre butano, mierda y los platos sin fregar en el lavabo. Blas dormía su siesta tranquilamente mientras Epi, nacional-bakaladero, tenía la música bakalao hardcore a todo volumen y bailaba sin control alguno, pues los tripis le habían dejado muy colocado. Blas se levantó, molesto por la música. Así le dijo a Epi: - Joder, Epi, no sé que es mas asqueroso, si la puta basura del bakalao este de los cojones o el olor a mierda del water. Epi, que estaba colocadísimo por culpa de los tripis, le dio una rotunda patada a Blas en la cara con sus Doctor Martins y lo dejó inconsciente.

Chema hizo su aparición en la caótica plaza. En una muralla, unos niños asaban viva a la gallina Caponata, quien no quería venderles quinientas papelas de jaco. En el centro de la plaza, niños y niñas por el suelo, borrachos como cubas, y dentro del kiosko don Julián se sonaba los mocos con los periódicos.

Ana recuperaba poco a poco la consciencia y pudo apreciar su chándal nuevo hecho jirones. Al ver que estaba manchada de semen azul, se dio cuenta de que sólo podía ser don Pimpón el autor de una machada semejante, así que fue hacia donde estaba Don Pimpón clavándose a la niña muerta, cuya cabeza giraba en círculos errantes. Don Pimpón tenía que agarrarla para que no se cayese. La cuestión es que Ana arrancó una farola y empezó a hostias con el pobre Don Pimpón, a quien rompió las dos piernas y le estalló el bazo.

Pues bien, Chema, el panadero yonqui, asaltaba a los transeuntes diciéndoles aquello de: - Oye colega, me dejas cinco duretes que tengo que llamar por teléfono... es que tengo que llamar al hospital, tronco, que está mi hermano allí... Alguna vieja le daba los cinco duros, pero aún no tenía lo suficiente para comprar toda la droga que quería. Por eso fue a ver a su amigo Espinete. Espinete ya había recobrado la consciencia en el suelo inundado de su lavabo. Tras potar por enésima vez, fue a abrirle la puerta a Chema, quien le pedía una hipodérmica. Espinete, con babas en el hocico, le dijo que sólo tenía una usada, pero a Chema le daba igual porque ya tenían los dos el sida. En la calle un niño comía un muslo de la gallina Caponata.

En mitad de la plaza hizo su aparición Super-Coco. - ¡Hola niños y niñas! Soy Super-Coco y os voy a enseñar la diferencia entre el vodka de marca y el vodka de garrafón. Los niños y niñas que aún sobrevivían atendieron con gran interés las palabras de Super-Coco. Este, al terminar la lección, se fue camino de su base en el polo Sur, pero un avión de la armada de Ceilán lo derribó encima de Sri Lanka.

Otro que hizo su aparición fue Triqui, el monstruo de las basuras. Comía todas las basuras que encontraba por la calle; mejor dicho, las fagocitaba. Las fundas de los burman-flashes se le indigestaron y tuvo que ir a comprar bicarbonato. De paso se comió a la farmacéutica. Ya no quedaba ningún niño vivo en la plaza cuando el Fary entró con su taxi. Aplastó a seis o siete niños borrachos con la mala suerte de frenar encima de una inmensa potada, y se fue a estrellar contra el kiosko de don Julián, quien murió en el acto. El Fary, borracho como una cuba, se volvió a su casa andando sin su taxi, destrozado en acto de servicio. Se cruzó por el camino con Nieves Herrero, quien iba a hacer un reportaje sobre el nuevo Barrio Sésamo, pero el camión de la basura la aplastó contra una pared y quedó peor que un grafiti.

Una ambulancia del SAMUR recogió a Don Pimpón, casi agonizante. Espinete, rascándose los cojones desde la puerta de su casa, se preguntaba cuándo llegaría su primo Yupi en su nave. Poco tardó en llegar, pero cuando llegó le destrozó la barraca porque en vez de utilizar el rayo tractor usó el rayo láser. Yupi venía con su amigo Buck Rogers, quien a su vez llamó a MacGyver para que arreglase la caseta de Espinete con una caja de cerillas. Triqui reapareció diciendo: - Basura. ¡Quiero basuraaa! Ðam, basura rica. Ðam, ñam. El barrendero municipal barrió a todos los niños y niñas de la plaza, quitándoles eso sí los dientes de oro, las cadenas, relojes y anillos. Chema yacía muerto debajo de una farola con una jeringuilla clavada en el brazo derecho, destrozado por los pinchazos.

Blas recuperó la consciencia por culpa del horroroso olor a mierda que invadía la habitación. Como era sadomasoquista, empezó a calentar a Epi gritando cosas como "Viva la república" o "Berlín, sin muro, no vale ni un duro". Las Doc Martins de Epi estaban perdidas de sangre por las patadas que daba a Blas en los cojones.

Casimiro dejó su estúpido programa en la televisión para hacer que los niños no se acostasen nunca... solos. Su nueva canción decía: "Me cago en tu puta madre, que te pongan caviar de cena, vete de discotecas y cómete a quince guarras, dale una paliza a la monja que pasea por la calle y sácale los ojos a tu puto perro que una vez cagó encima de tu chupa favorita".

El Barrio Sésamo estaba presidido por la música bakalao. Apareció Gustavo, el reportero más dicharachero de lo que quedaba de Barrio Sésamo ataviado a lo Perez Reverte en Yugoslavia. Perejil murió aplastado por Gustavo, quien no se percató de su presencia. Triqui se comió los restos de Perejil.

Espinete y Yupi se fueron a dar una vuelta en la nave de este último y también a ponerle uranio a Chernobil porque no quedaba mucho en la recámara. Aburrido de su profesión, Gustavo se encontró a Petete y su puto libro de los cojones y se pusieron a jugar a la ruleta rusa con la pipa que tenían los niños. Al final, Petete no tuvo suerte y una bala atravesó su cráneo hueco. Quedó tumbado en el suelo, con la cabeza totalmente destrozada, como si fuese un coco partido por la mitad.

Gustavo se dedicaba a las apuestas ilegales del barrio. Quería cobrar a Chema todo lo que le debía, pero al encontrarse el cadáver no pudo hacer otra cosa más que emprenderla a patadas con su puta calavera: le arrancó la piel de la cara hasta que se le vio el cráneo, le sacó los ojos y se puso a jugar a las canicas con ellos y los cojones. Además, adulteró la droga con la harina de su panadería. Su principal cliente, Espinete el traficante, sería la víctima perfecta. Con la piel de Chema, Gustavo se hizo una gabardina nueva. Se fue a la tienda a comprar una gilette para acabar de rasurar las cejas, que le quedaban a la altura del esternón y no eran estéticas. "Si alguien tapiza su coche con la piel de una vaca", pensaba, "¿por qué no puedo hacerme una gabardina de camello?". El problema es que por culpa de los pinchazos en los brazos de Chema, la gabardina era como un queso gruyere. Ruth se prostituía con su madre bajo la atenta vigilancia de su padre, el chulo del barrio.

Colombo fue el primer cliente. Despues vendrían muchos otros. Por la ventana del piso de Epi y Blas se veía bailar a Epi, y a veces, a Blas, siempre y cuando su amigo Epi no le pegase muy fuerte en la cabeza con el bate de béisbol regalo del cojo Manteca, que aún tenía algunos cristalitos de romper cabinas telefónicas.

2 comments:

Pocholokin dijo...

Aburre mucho, se repite continuamente. Busca algo mas original.

Y a ver si aprendes a poner los espaciados en el texto, que te lo he tenido que corregir.

diana dijo...

kien coño se lee este toxako?

Publicar un comentario